CIUDADES INVISIBLES. Un bonito mural obra de Nuria Mesegué realizado en 2010 que lamentablemente no ha podido escapar a los efectos del tiempo. Hoy es casi imperceptible el color azul que lo hacía confundirse con el cielo despejado.  


En la plaza de El Tablero, el muro de las palabras. Maloli Mardones 2010.

INDIGENISMO MAGICO. Casi al final de la calle Capuchina. Pintado en 2011 por Roberto Perdomo.

CERNICALO.  En el muro de un tanque roto cerca de una de las eras emblemáticas del Festival, un regalo de SABOTAJE AL MONTAJE.

Raquel Herrera y Stefany Salomón. PAISAJE. Su pintura es el saludo a quienes llegan a El Tablero.

MATERNIDAD. Conocido como la cochina negra, es obra de Tanausú Alemán.

Tanausú Alemán repite en la VII edición del Festival.

Paula Calavera nos deja en el 2016 su "La Era verdad era".

Los que empiezan también tienen su pared en El Tablero. Los Furiasticos. 2017.

La era del buho. Goyo Rodríguez pinta buhos y lechuzas junto al barranco de Jagua. 2017.

Los herrerillos de Belén Deniz ponen color al mural realizado para la VIII edición del festival. "Amor al Natural". 2017.